Samahil, Yucatán, 15 de marzo de 2019 (ACOM).- Decenas de ejidatarios de la localidad frenaron las labores que realizaba una pesada máquina en una vasta extensión de tierras que, según estos, es parte del ejido de Samahil.

Y es que actualmente se encuentra en juicio, comunicó su líder ejidal, Silverio Chacón Koyoc. 

Alrededor de 50 campesinos, entre ellos algunas mujeres, avanzaron hasta el sitio donde se construye un camino, entre los linderos del abandonado rancho “Kalak Xan”, en el que poco antes de su llegada, operaba una oruga de acero.

“Estas tierras que están desmontando pertenece al núcleo ejidal y actualmente están en proceso, por ello considero que no pueden realizar nada en su superficie”, declaró el comisario samahilense.

Los comuneros arribaron a unos tres kilómetros del lugar donde pasan las nuevas rieles del tren Umán-Hunucmá, que une con la zona industrial del segundo municipio.

Chacón Koyoc acompañado de un grupo de personas charló con el responsable que efectuaba dichas tareas, para informarle lo del litigio. 

Incluso los operadores se negaron a proporcionar qué compañía los contrato, mientras subían la oruga a un tráiler para retirarse. 

Asimismo, los quejosos dijeron que la mole destruyó una parte de los antiguos caños del viejo rancho, explicaron que son 2 mil 200 hectáreas que les corresponden, “pero ahora ya se quieren agarrar a la “malagueña” 800 hectáreas más que presuntamente son las que estan barriendo.

“Apenas hace unos días uno de nuestros compañeros nos aviso de que habían invadido nuestros terrenos”, abundaron. Al final, Silverio dijo que para tranquilidad de los ejidatarios, es necesario que no se siga estas labores, hasta que el lío sea resuelto.