Perros envenenados por comer pañales desechables en calles de Peto

Peto, Yucatán; 27 de enero de 2018 (Bernardo Caamal Itzá).- Por no llevar la basura  su lugar, familias recurren a dejar sus desecho en los domicilios de sus vecinos o terrenos baldíos, y en cuyas bolsas es fácil observar pañales desechables, latas e  incluso jeringas.

Además de los baches que se multiplican en las calles de Peto, ahora en diversas colonias se observan a los perros de la calle explorar las bolsas de basura que no fueron llevadas por los recolectores, cuyos desperdicios terminan expuestos.

Vecinos de la colonia 3 Cruces  dijeron que el problema  es que la gente no es consciente de poner la basura en su lugar.

“Yo fui mamá, en mis tiempos no había pañales desechables; entonces utilizaba los de tela, los lavaba y los usaba de nuevo. Hoy como hay dinero pues compran y compran y luego no buscan que hacer con su basura y como no son responsables, terminan por dejarlo en cualquier rincón”, dijo la mujer.

Adriana Ucán, otra de las vecinas que todos los días quema la basura ajena comentó que cuando amanece encuentra bolsas de basura en su predio.

“Dios mío he quemado más de 3 bolsas y me siguen trayendo más, y pido el apoyo de los vecinos para que entre todos vigilemos quien es el responsable y remitirlo a la autoridad”, indicó.

Tanto en la calle 16, entre 29 y 31 de la colonia las 3 Cruces ya se convirtió en “basurero” para algunas familias, lo mismo sucede en la calle 27 entre 14 y 12, en donde es posible ver por todos lados de la calle pañales desechables que son “consumidos” por los perros, que  poco tiempo después terminan por morirse debido a que estos productos deterioran su sistema digestivo.

Aunque la mayoría de los perros son de la calle, hay algunos que son de casas pero los dejan salir  dar la vuelta y también están expuestos a la intoxicación por los contaminantes desechados.

La basura se adueña en la vida de quienes habitan Peto, y lo peor muchas familias recurren a métodos como dejarlo en la puerta de sus vecinos o terrenos baldíos.

Los vecinos ni llegan al basurero oficial del municipio, pues a poco más de 500 metros del lugar la gente ya tira la basura por lo que se encuentra dispersa en la orilla de la carretera principal.