Quieren sacar de Tahdziú a familia de presunto feminicida

Tahdziú, Yucatán; 23 de agosto de 2018 (ACOM).- Después de darle cristiana sepultura a la pequeña Ana Cristina Gutiérrez Castillo, habitantes de esta comunidad se manifestaron pacíficamente en el palacio municipal para exigir justicia y recabar firmas para exigirle a la familia del presunto feminicida abandonar el pueblo.

Tras reclamar el cuerpo en la Fiscalía General del Estado (FGE), pobladores de Tahdziú acompañaron esta mañana a la familia Gutiérrez Castillo hasta el cementerio de la localidad para dar el último adiós a los restos mortales de Ana Cristina, quien desapareció el lunes por la noche y fue encontrada el martes por la tarde en el interior de un pozo de más de 35 metros de profundidad.

Seguidamente, más de un centenar de vecinos caminaron hasta el palacio municipal para una protesta pacífica y exigir a las autoridades el esclarecimiento del lamentable deceso, que enlutó a la población.

La protesta fue encabezada por los padres y familiares cercanos a la menor, quienes fueron atendidos por el alcalde Pedro Yah Sabido, quien a su vez les comunicó los avances de la investigación e indicó que el Ayuntamiento sigue de cerca el desarrollo de la misma.

“Esto es lamentable, Tahdziú es un pueblo trabajador y su gente es pacífica, no podemos negar que tenemos problemas como todos los municipios, principalmente los fines de semana, pero lo sucedido en estos días es un acontecimiento atroz, el pueblo pide justicia”, declaró Yah Sabido.

Con gritos de descontento y consignas de repudio a los lamentables hechos, los habitantes pidieron a las autoridades se expulse del pueblo a la familia del presunto responsable del feminicidio.

Al organizarse entre familias, por usos y costumbres, se determinó que recabarían firmas para exigir a la autoridad competente se haga llegar una invitación a la familia del presunto asesino a retirarse voluntariamente de Tahdziú.

Asimismo, los pobladores señalaron que en caso de que la autoridad competente haga caso omiso de la petición del pueblo, serán los propios habitantes quienes expulsarán a dicha familia de la comunidad.

En ese mismo momento, los jefes y jefas de familia de Tahdziú entregaban una copia de su credencial y firmaban un oficio para solicitar la expulsión de las familias, señalando que los hechos acontecidos son inhumanos y la sociedad de este municipio sureño no tolerará este tipo de actos.

De manera extraoficial se ha mencionado que las autoridades detuvieron a un muchacho de la población, quien vivía a menos de cien metros de la casa de la víctima y quien sería el responsable de haber violado, estrangulado y arrojado el cadáver de Ana Cristina al pozo.