Tizimín, Yucatán; 9 de mayo de 2019 (ACOM).- Policías municipales evitaron que una mujer cayera en una llamada de extorsión en donde unos supuestos secuestradores le pedían dinero.

De acuerdo con datos recabados, María Angélica T.P, de 30 años de edad, llegó ayer en los bajos del palacio municipal para pedir ayuda al oficial que estaba asignado en el lugar ya que se encontraba en una llamada en donde le aseguraban que tenían secuestrada a su hija menor de 11 años de edad.

La mujer al no saber qué hacer, primero tomó un taxi y se disponía a ir a realizar el depósito que le solicitaban, para su fortuna el chofer del taxi la noto nerviosa y le preguntó qué le ocurría, la fémina le contó al taxista los hechos y éste le recomendó que mejor acuda a la policía para que pida ayuda.

Por tal motivo el taxista la llevó hasta los bajos del palacio donde se encuentra un agente de servicio a quien le explicaron la situación, el oficial dio aviso a la corporación policiaca y en cuestión de minutos llegaron al lugar otras unidades.

Los agentes recomendaron a la mujer que se tranquilice, posteriormente comenzaron a indagar, los oficiales junto con la mamá se comunicaron con el maestro de su hija que estudia en Valladolid para pedirle informes.

El docente señaló que la menor se encontraba bien e incluso estaba en su aula tomando sus clases.

De este modo la policía junto con el taxista lograron que la desesperada madre sea víctima de una extorsión.

La policía recuerda a la ciudadanía que en caso de vivir alguna situación similar lo primero que deben hacer es conservar la calma, averiguar si su familiar estar bien y por supuesto dar aviso a las autoridades.