Tizimín, Yucatán; 15 de marzo de 2019 (ACOM).- Hace 17 años, Rosa María Avilés Cocom decidió emprender un nuevo negocio luego de separarse de su esposo, quien prácticamente la dejó en la calle con sus hijos.

Sin embargo, lejos de lamentarse, comenzó a preparar y vender sus propios antojitos para sacar adelante a su familia.

“Recuerdo que comencé vendiendo en la escarpa, poco después renté un local, y así la gente fue conocimiento mis productos… pero lo que me hizo famosa fueron mis polcanes, pues fui la primera en realizarlos de forma redonda, como si fueran unas gorditas”, cuenta.

El motivo que impulsó a Rosa María fueron, sin duda, sus hijos. De pequeños, siempre soñó con que todos fueran profesionistas. Y se hizo realidad.

Aunque la empresaria reconoce que al principio no fue fácil, nunca se rindió y siguió luchando.

Gracias a su perseverancia en la actualidad su empresa creció hasta tener tres sucursales, en donde vende sus polcanes, sabultes, chayitas, enchiladas, entre otros antojitos, y da empleo a otras quince mujeres.

La semana pasada, como parte de las conmemoraciones por el día internacional de la mujer,  Rosa María fue invitada por el Ayuntamiento para compartir su experiencia con las mujeres tizimileñas.

Allí, invitó a las mujeres a luchar por sus sueños y no darse por vencidas. De igual forma, afirmó que “la que persevera siempre logra sus metas”.